8 de noviembre de 2012

PERRO-COJO

1.- PERROCOJO
- Os contaré la historia de un viejo perro guardián. Nos daba pena. Era un perro grande, grande, enorme de grande. Que tenía solo tres patitas. Caminaba como un señor con muletas, como un juguete de cuerda roto. Cuando se acercaba a nosotros, ladraba. Daba mucho miedo. Mientras se movía, parecía un reloj: Tic, tac, tic, tac, hacía tic, tac, con su rabo. Al vernos reír se enfadaba muucho, más y más ladraba y más fuerte: “Guau, guau, guau”.
Un día pasamos camino del cole y se acercó muy muy triste y muy muy hambriento. Movía la cola sin ladrar nada: “Shhhhhhhhh”. Nos miró fíjamente mientras mordíamos nuestro bocata enorme y riquiiíííisimo. Nos dio más pena. Le dimos un poco de nuestros bocatas riquíisimos. Ahora, cuando pasamos por su lado se acerca sonriendo y nos ladra pero de alegría. Le llamamos Perrocojo y es nuestro mejor amigo.
2.- EL CUENTO DE PEDRO
- Pedro es un niño cojo. Se cansa mucho si jugamos a pillar. Le gusta ver como corremos cuando estamos en el parque. Pedro se sienta en su banco preferido de tablitas de madera debajo de un árbol grande, muy grande. Mi mamá le ha regalado un perro. Ella piensa que así siempre puede ver correr a un buen amigo. Pedro ahora está muyyy contento. Le ha puesto de nombre Chau-chau. Ya es amigo de todos los niños y le enseñan a ayudar a Pedro, siempre va con él dice que es su mejor amigo y todos le queremos muchísimo. Cuando os lo enseñemos, ya veréis, os va a encantar. Y colorín colorado… ¿? 
3.- COJO
- Pequeño, era muy pequeño. Cristina tenía un perro que se llamaba Cojo, con una manchita blanca en el hocico. Era muy bonito, lleno de colores. Apenas ladraba y sus ojos preciosos, brillaban mucho, mucho. Cuando lo sacaba a pasear, el perrito parecía una marioneta con cuerdas rotas. Cojo era mejor que otros perros, le encantaba subirse a los monopatines. Ladraba cantando y corría por las calles como una bolsa de plástico ligero, ¡muy ligero! Arrastrado por el viento. Era amigo de las palomas, los ciegos y las niñas tristes. Ahora con él, las niñas siempre están contentas, los llaman y juegan. Y colorín colorado, ese perro se ha marchado.
JOSE CHINCHILLA LOPEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario